El empleo del color

El empleo del color

Los colores amarillos crean electo de luminosidad. Por tanto, resultan muy indicados para las habitaciones con escasa o nula luz natural. Con ellos se obtiene una tonalidad ambiental similar a la que proporciona el sol. Están contraindicados para los cuartos calurosos.
Los azules son retrescantes, y por su asociación con el mar y el cielo, producen el efecto psicológico de espaciosidad; dan excelentes resultados en las casas situadas en zonas de temperaturas elevadas. Además, una habitación con las paredes en azul claro parece mayor de lo que es y un techo, en ese mismo color, más alto. Al mismo tiempo, los azules son serenos y equilibrados y favo recen el descanso.

Esta entrada fue publicada en Iluminacion del hogar y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>