Piezas unicas en jarrones

El origen mediterráneo de la cerámica decorada por grandes pintores se remonta al siglo VI a. C. El paralelismo entre la expresión plástica y los objetos de uso cotidiano ha sido una constante en el mundo del arte, llegando muy a menudo a fundirse ambas nociones en un solo elemento. Con la intención de recuperar la frescura de la cerámica pintada, se plantea la exposición de floreros de la galería Sen. Artistas como Belmonte y muchos más han abandonado sus soportes habituales, para adaptarse a las particularidades de las piezas de cerámica. La alegórica representación de las cuatro edades del hombre, de Pérez; los faros, de Eduardo; el bodegón cubista, de Alfredo, son algunos de los motivos que decoran las piezas.

Esta entrada fue publicada en Jarrones y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>