Distribución en L

Tras una reforma completa, esta antigua vivienda quedó casi diáfana, sólo permanecen los tabiques necesarios para dividirla en dos zonas: junto a la entrada se situaron el baño y la cocina y, a continuación, el salón y los dormitorios. La cocina se abrió al comedor al eliminar los tabiques y, para delimitarla visualmente, se mantuvo el suelo hidráulico original. Entre el comedor y el salón había un muro de carga que fue imposible eliminar, pero se abrió un vano que permite que la luz natural llegue sin dificultad.

Esta entrada fue publicada en Ambientes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>