Alarmas y cerraduras un complemento necesario

Las alarmas de detección subacuática son las indicadas para cercos que puedan ser trepados o abiertos por los niños. Funcionan con una pila de 9 voltios y se activan con el movimiento que se produce al caer en el agua algo más de 7 kg de peso. Como el sensor queda sumergido, no se dispara ni con el viento ni con la lluvia.
Por otro lado, las cerraduras magnéticas específicas para intemperie también son una gran ayuda: se instalan prácticamente en cualquier puerta, y su traba opera automáticamente cuando la puerta llega al punto de cierre. Sólo se destraba levantando una perilla que deberá estar fuera del alcance de los niños.

Esta entrada fue publicada en Bricolage jardin y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>