Luz para mejorar la calidad de vida

Usando esta película para luz artificial, las fotos tomadas en interiores muestran los colores naturales sin que aparezca la dominante anaranjada, y las tomadas en exteriores serían, por tanto, notablemente azuladas. Hasta la fecha, éste es el único modo de convertir la luz, cualquiera que sea, en la famosa luz blanca. Técnicamente, se dice que la luz artificial es la que tiene hasta 3.200 grados Kelvin, y la luz natural es la que tendría de 4.000 grados Kelvin aproximadamete en adelante, hasta unos 30.000, cifra que vendría a ser lo que se llama la temperatura de color de la luz de un día de sol veraniego con un cielo muy azul. El hecho de conocer estos datos resulta muy útil de cara a la iluminación de una casa u oficina, ya que cada vez será más frecuente que las lámparas se comercialicen con la mención de su temperatura de color. Por de pronto, los tubos fluorescentes ya se venden también en la versión daylight equivalente a la luz natural ligeramente azulada.

Esta entrada fue publicada en Iluminacion del hogar y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>