Carex y gauras

Lo inquietante era el color de esta casa en medio del campo. Lo importante era dialogar con este temperamento, sin competir, sin agredirlo y recordando que estaba en el campo. Utilicé la masa como idioma fundamental. El Caten broncina lo combiné con masas de Gauras, lo que dio un sabor silvestre y a la vez ordenado. El Carex, con su color bronce, es como si siempre estuviese iluminado por el ocaso, y la Gama, desbordante en su floración de casi ocho meses.

Esta entrada fue publicada en Decoracion exterior y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>