Lucernarios en el techo

Otro de sus propósitos fue que desde todas las estancias de la casa se pudiera ver el mar y mantener la habitación principal, el salón, iluminada pero fresca. Con ese fin se abrieron dos lucernarios en el techo, construido con vigas de sabina, un árbol ibicenco.

Esta entrada fue publicada en Lucernarios y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>